Superman cumple años

Si bien la historieta como género existía desde el famoso Yellow Kid (ernie.bgsu.edu/~wgr ant/1890s/yellowkid/introducton.html), de 1896, fue el editor Max Gaines quien, por encargo de Procter & Gamble, realizó en 1933 una recopilación de tiras cómicas (strips) que se repartió gratuitamente. Esta edición es reconocida como el primer comic book o revista dedicada exclusivamente a las historietas de la historia. En 1935, un segundo e importantísimo paso fue dado por el escritor y ex militar Malcolm Wheeler Nicholson, fundador de la empresa National Allied Publications (NAP), que pronto se convirtió en la mayor editora de comics de los Estados Unidos. La NAP sacó a la calle una serie de revistas que mezclaban piezas de texto con historietas de ciencia ficción, fantasía, aventuras y policiales. Pero los superhéroes todavía brillaban por su ausencia.

LOS PADRES DE LA CRIATURA
Jerry Siegel (www.superman.am/Creators/siegel Bio.html) y Joe Shuster (www.superman.am/ Creators/shusterBio.html) habían inventado para una de las revistas de Wheeler Nicholson un personaje con poderes místicos que hoy es aceptado como el primer superhéroe. Su nombre era Dr. Occult, pero pasó sin generar mucha respuesta. Los chicos, originarios de Cleveland, tenían en carpeta otro personaje que era totalmente original. Aunque en un principio lo habían creado como un villano, este ser de otro planeta, que era más fuerte, ágil y resistente en la Tierra por la diferencia de gravedad, pronto demostró su potencial como héroe. Superman, tal el nombre de la creación, desembocó casualmente en las oficinas de la empresa en la que se había transformado la National Allied Publications, la flamante DC Comics (www.dccomics.com), luego de pasar por las manos de varios editores que la rechazaron de plano. DC estaba buscando material para su cuarto comic book mensual, y a su responsable, Vincent Sullivan, le gustó tanto el personaje que decidió incorporarlo al primer número de la nueva revista, llamada Action Comics. Una nueva era había nacido: la era de los superhéroes.

EL ULTIMO HIJO DE KRIPTON
Este primer número de Action Comics presentaba en una de sus historias (incluía varias) a los que serían los protagonistas de 60 años de comics: Superman, el último hijo de Kriptón, que por las diferencias entre su planeta y la Tierra tenía superpoderes, era el único sobreviviente de una catástrofe planetaria de la que lo habían salvado sus padres poniéndolo en una nave espacial que se estrelló en Kansas. Este origen, sin embargo, no sería contado hasta varios número más tarde.

En sus primeras aventuras, Superman solía presentarse para salvar el día y apresar a los villanos. Otro personaje que apareció en este primer número de Action Comics fue la periodista Lois Lane, que se encargó de inventar el nombre Superman. Con su vistoso traje (que toma los colores de la bandera estadounidense) y sus fantásticas habilidades, el nuevo héroe irrumpió por la puerta grande para transformarse en un verdadero icono cultural del siglo XX.

La revista fue un suceso inmediato y ayudó a la proliferación de otros comic books de superhéroes (dos años después aparecería el segundo superhéroe más famoso, Batman). Para 1939, Superman se transformó en el primer personaje en tener revista propia, instaurando otra costumbre. Al año siguiente debutaría el archienemigo de Superman, el genial Lex Luthor, que en su primera aparición todavía lucía una cabellera rojiza. Recién para el número 4 de la revista Superman, Luthor apareció con su característica calvicie. Las motivaciones del odio que Luthor sentía por Superman nunca estuvieron muy claras. Sólo era un genio que utilizaba sus invenciones para intentar dominar el mundo y destruir al kriptoniano, aunque no necesariamente en ese orden. Tal como con el Hombre de Acero, el origen de Luthor no fue revelado hasta muchos años después.

LA SUPER FAMILIA
Superman fue tan exitoso que los editores decidieron explotar al máximo al personaje. En 1944, la DC decidió publicar en la revista More Fun Comics la historia de la juventud del superhéroe. Superboy (www.geocities.com/Athens/Oracle/3485/index.html), la versión juvenil del Hombre de Acero, vivía sus aventuras en Smallville, el pequeño pueblito en donde habitaban los Kent. El personaje, cubierto por el aura de éxito de su versión adulta, también fue bien recibido, y en 1949, pasó a tener su propia revista. Junto con Superboy aparecería Kripto, el superperro, que también tenía una capa roja con la S y podía volar.

 

Hubo cuatro películas dedicadas al hombre de acero, todas protagonizadas por Christopher Reeve. La próxima se firmaría en el ’99, con Nicolas Cage en el rol central.
La popularidad de Superman creció día día, apoyada en los seriales de cine y, más tarde, en la televisión. L a cantidad y calidad de personajes secundarios de la revista -excluyendo a héroes y villanos- era enorme. Uno de esos personajes pronto tendría comic propio y hasta superpoderes. Apuntada a los más jóvenes, Superman’s Pal Jimmy Olsen -algo así como Jimmy Olsen, el amiguito de Superman (www.teleline.es/personal/mbayona/jimmy.htm)- apareció en los kioscos en 1954 y fue un éxito en un período en el que las revistas de superhéroes estaban de capa caída.

Cuatro años después, en el ’58, la novia de Superman sería la beneficiada con su propio comic, apuntado a las niñas: Superman’s Girlfriend Lois Lane (www.teleline.es/personal/mbayo na/lois.htm). En muchas de las aventuras de Lois, el kriptoniano ni siquiera aparecía. La periodista también recibió algunos poderes que la transformaron en superheroína por un tiempo. Sin embargo, al cabo de un tiempo, los perdió.

La versión femenina de Superman, Supergirl (www.interwebcr.com/supergirl/), debutó en 1959. Kara, la prima de Kal-El (nombre kriptoniano de Superman) llegó a la Tierra y descubrió que tiene poderes similares a los de su pariente. Adoptando la personalidad civil de Linda Lee y un disfraz parecido al del primo, Supergirl también combatió villanos. Y amplió la familia de supermascotas con un super-gato y un supermono. A pesar de un relativo éxito, la joven no tendría revista propia hasta entrados los ’70.

TIEMPOS MODERNOS… Y COMPLICADOS
Las historias de Superman, que transcurrían en aquel tiempo que los expertos llaman las “edades de oro” (hasta 1951) y “de plata” (fines de los ’60) (www.execpc.com/~icicle/main.html) de los comics, eran bastante inocentes.

El casamiento de Superman con Lois Lane, y los hijos que ambos tuvieron en algún capítulo, fueron ignorados en otro. Los editores no se preocupaban demasiado por la lógica: si Luthor aparecía un número con pelo y en otro, absolutamente calvo, no les importaba. Y a los lectores, al principio, tampoco. Pero, con el tiempo, el público se volvió más exigente. Quería coherencia. Además, los poderes que los guionistas le adjudicaban a Superman eran cada vez más exagerados (¡llegó a tener una visión telescópica que le permitía leer los labios a personas paradas en otros planetas!).

El Hombre de Acero mantenía ideales y protagonizaba historias más propios de mediados de siglo que de los turbulentos ’70 o los reaganómicos ’80. El personaje se había transformado en un mito popular del siglo XX, pero esa mitología era tan complicada y obsoleta que necesitaba un sacudón.

RENACIMIENTO Y MUERTE
El responsable de transportar a Superman a la década del ’80 fue el dibujante y guionista John Byrne (danscam.home.mindspring.com/), uno de los más respetados dentro del noveno arte. Los directivos de la DC encargaron a Byrne el relanzamiento de su personaje estrella y le dieron carta blanca para que se moviera con libertad. Byrne aceptó, encantado con la idea de juguetear con un mito. En consecuencia, en 1986 se publicó la miniserie Superman: El Hombre de Acero, en la que este inglés hizo y deshizo a su gusto. Algunos de los cambios que Byrne realizó fueron drásticos. El Superman original llegaba a la Tierra a bordo de una nave como un recién nacido (esta secuencia está incluida en Superman, la primera película de la saga protagonizada por Christopher Reeve). Según Byrne -y ésta es la versión oficial ahora-, la nave contenía una matriz en la que estaba el bebé (una especie de útero artificial) y que se abrió cuando los Kent la encontraron. Kal-El nació, entonces, en la Tierra.

 

Superman fue el primer personaje del comic con revista propia y abrio paso a otros superheroes, como Batman & Robin.
En la versión original, los padres de Clark Kent estaban muertos. Byrne los resucitó y los transformó en un soporte fundamental para Superman, ya que son su anclaje con la humanidad. Además, la importancia de Clark Kent frente a la identidad superheroica se invierte: Clark no es una personalidad inventada para ocultar a Superman, sino que el asunto es exactamente al revés.

Byrne también explica de manera diferente los poderes del kriptoniano: las células de Superman absorbieron la energía del sol y es por eso que sus particulares habilidades tardaron en demostrarse. La consecuencia de esa decisión fue la desaparición de Superboy, que no podía tener en su juventud los poderes que se le atribuían. Bien por Byrne.

La miniserie fue muy bien recibida por el público y fue aclamada por la crítica. John Byrne había logrado la monumental tarea de actualizar a un mito con casi 50 años de vida. Las ventas de las revistas de Superman subieron.

Pero muy pronto, Superman volvió a la apatía. Así fue que se resolvió “matar” al personaje, aunque cualquier aficionado inteligente podía suponer que DC no iba a liquidar definitivamente a su posesión más valiosa. Ayudada por una gran movida mediática, La muerte de Superman se transformó en un suceso que escapó a los comics, tuvo un gran eco en los medios y ayudó a reflotar la figura del kriptoniano.

En la nueva etapa de la historia, un monstruoso ser conocido como Doomsday recorría medio Estados Unidos para llegar a Metrópolis y trenzarse en una lucha que culminaba con la muerte de Superman y la de la propia criatura. El mundo lloró a su héroe caído. Lois Lane, Lana Lang y los Kent lloraron por Clark. La continuación de esta historia, El Reino de los Superhombres (sac.uky.edu/~mpsmit0/steel/rots/), cuenta cómo cuatro supuestos Superman (un clon juvenil, un cyborg, un operario que asegura tener el alma del héroe y un ser que se parece bastante al Hombre de Acero pero es mucho más violento) se disputan el título de Superman oficial. Finalmente, no resulta ser ninguno de ellos, sino un quinto, que fue rescatado por su padre de las garras de la muerte, ya que Kal-El, al ser kriptoniano, no puede morir. Por suerte para los fans.

SUPERMAN HOY
Lois y Clark se habían comprometido tiempo antes de la muerte de Superman y finalmente se casaron en 1995, luego de varios años (en la historieta) o décadas (en la vida real) de coqueteos y desencuentros. Desde entonces, el Hombre de Acero sufrió la pérdida de sus poderes, salvó al mundo, se transformó en un hombre de energía (people.tamu.edu/~jro4574/newlook.htm), se dividió en dos y se volvió a unir.

Y este año sopla sesenta velitas, lejos de aquel 1938 en el que dos jóvenes inventaron uno de los símbolos más reconocidos de este siglo. No hay persona que hoy mire al cielo, vea algo que parece un pájaro o un avión y no sepa que se trata de Superman.

Deja un comentario