Elige tu propia aventura

“EL 21 DE OCTUBRE DEL 2001, Chano Lobato, un hacker de Puebla, México, es entrevistado por la CNN. El chico, de 15 años, pelado al cero y con la cara cubierta de granos, aparece en los espacios promocionales de la cadena televisiva que anuncia la exclusiva, diciendo: ŒHe descubierto la mayor mentira de la historia¹. La CNN ha estado anunciando durante todo el día que emitiría una primicia mundial que cambiaría el futuro de la humanidad. Según parece, ni los propios directivos de la cadena conocen cuál es el contenido de la entrevista, realizada por su enviado especial a Rusia en condiciones extrañas. Se especula con la posibilidad de que el propio periodista esté retenido por los servicios secretos de aquel país. La entrevista se realiza en Moscú, en un lugar desconocido, al que el periodista ha sido conducido con una capucha sobre la cabeza. A las 18:00 de la costa Este de EE.UU., el periodista de la CNN apura a Chano: Œ¿Puedes explicarnos en pocas palabras lo que has descubierto?¹. Chano, con una sonrisa en su cara, responde: ŒLes he descubierto: Internet no existe¹. En ese instante la transmisión se interrumpe y sale en pantalla el escudo de los Estados Unidos de Norteamérica. Marcos González, periodista de La Verdad no Existe, corre a su ordenador. En su browser teclea www.cnn.com, pero en lugar de ver el website de la cadena de noticias aparece un mensaje de error que reza: ŒWorld Wide System Shutdown at 10/21/01 18:00:37. Destroying File System¹”.

Para saber cómo continúa esta historia existen dos caminos posibles. Entrar a Ciudad Com Espectáculos y leer cómo sigue, o entrar al mismo site y, poniendo manos a la obra, escribir la continuación del apocalipsis de Internet. Dos caminos que redefinen el concepto de escritura-lectura colectiva. “En todas las ficciones, cada vez que un hombre se enfrenta con diversas alternativas, opta por una y elimina las otras; en la del casi inextricable Ts’ui Pên, opta -simultáneamente- por todas. Crea, así, diversos porvenires, diversos tiempos, que también proliferan y se bifurcan. De ahí las contradicciones de la novela”, había escrito Jorge Luis Borges en El Jardín de los senderos que se bifurcan (1941), un texto convertido ya en referencia obligada en los estudios dedicados a establecer el estatuto epistemológico de la ficción interactiva. Borges, junto a otros autores como James Joyce (Finnegans Wake, 1939), Julio Cortázar (http://elnegrojose.blogspot.com) y más recientemente Milorad Pavic (Dictionary of the Khazars, 1989), constituyen ejemplos paradigmáticos de los intentos realizados desde el ámbito literario por extender, hasta donde el soporte libro lo permitiera, las posibilidades de una escritura ramificada, que exige un proceso de lectura más activo y abierto.

El soporte digital fractura la linealidad narrativa propia de los soportes analógicos, confiere al texto una arquitectura poliédrica, lo abre y lo expande, lo fragmenta y lo convierte, gracias a las redes, en ubicuo y participativo. Y gracias a la Red de redes, cada vez son más los sites que proponen este ¿juego? literario; para algunos conocido como Cadáver Exquisito, (aquel juego de papel y lápiz en que una persona escribe una oración, pliega el papel de manera que la persona siguiente no pudiese leer el resto de la oración, y se deja sólo una palabra como link o nexo que coordine la seguidilla de oraciones). En www.iua.upf.es/literatura-interactiva podemos darnos una idea de qué la va todo esto del Cadáver Exquisito versión digital, y nos ofrecen links a los principales sites de Œcreaciones colectivas¹, en la cuales una persona arroja la primera piedra para enseguida esconder la mano. Luego, un puñado de gente se encarga de continuar la trama.

Deja un comentario